GUADALUPEX SE SOLIDARIZA CON EL ARZOBISPO

La Asociación Cívica Extremeña “Virgen de Guadalupe” GUADALUPEX, desea expresar públicamente su solidaridad con la labor que está realizando el Sr. Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor D. Celso Morga, en orden a normalizar el anacronismo histórico que supone la dependencia eclesiástica de la Patrona de Extremadura, Santa María de Guadalupe, de una diócesis ajena al territorio de nuestra Comunidad. La propuesta de la Iglesia Extremeña a Roma de una prelatura eclesiástica para Guadalupe, representa un enorme paso en la solución de este conflicto, en el que hasta ahora nos hemos encontrado siempre con un rechazo frontal de la diócesis de Toledo a cualquier vía de dialogo o de negociación. Esta iniciativa de los obispos extremeños representa un claro posicionamiento hacia las demandas de la ciudadanía extremeña y en línea con los postulados evangélicos del actual pontificado.

GUADALUPEX desde su fundación viene reivindicando la incorporación de Guadalupe a alguna de las tres diócesis de la Provincia Eclesiástica de Extremadura, con la Basílica y el Monasterio. Por esa razón queremos expresar hoy nuestra enorme satisfacción por esta iniciativa del arzobispo de Mérida-Badajoz, que viene a sumarse a la declaración institucional de la Asamblea de Extremadura del 18/02/2010, máxima representación de la soberanía del pueblo extremeño, que “desde el más profundo respeto a la independencia y autonomía de la iglesia católica para gestionar sus propios asuntos e intereses, quiere manifestar su expreso apoyo a que Guadalupe dependa de una jurisdicción eclesiástica con sede en el territorio extremeño.” Y añadía “Por la devoción de muchos, el fervor de otros y siempre y sobre todo, por ser considerado como símbolo identitario que nos refuerza y nos une como pueblo.”

En el mismo sentido se manifestaba el presidente Vara en el acto institucional del Día de Extremadura de ese mismo año de 2010, así como las dos Diputaciones Provinciales, la práctica totalidad de los grandes municipios extremeños, más de doscientas asociaciones y fundaciones cívicas, culturales, sociales, y más de cincuenta mil firmas de ciudadanos extremeños, que desde ámbitos y sensibilidades muy diversos y amplios, han expresado su adhesión a la declaración institucional del Parlamento extremeño, en apoyo de la reivindicación que desde hace años viene realizando GUADALUPEX. Más recientemente, el anterior presidente de  Extremadura, José Antonio Monago, dirigió al papa Francisco un escrito  reclamando la integración eclesiástica de Guadalupe, y de los otros 30 pueblos extremeños que actualmente pertenecen a la diócesis de Toledo, en una de las tres diócesis que configuran la provincia eclesiástica de Extremadura.

Apelamos a la ciudadanía extremeña para que no ceje en el empeño de reivindicar la normalización de este anacronismo histórico que supone un agravio gratuito, además de una ofensa a la dignidad de los extremeños como pueblo.