Guadalupex

¿Qué pasa con Guadalupe? - VICENTE SÁNCHEZ-CANO PRESIDENTE DE GUADALUPEX

En enero de 2013, cuando el anterior guardián del Monasterio de Guadalupe, fray Sebastián Ruiz, estaba a punto de concluir su mandato, este diario le hizo una entrevista a doble página, cuyo titular era «El día que Guadalupe pase a Extremadura, repico las campanas». En julio de ese mismo año, al poco de ser elegido guardián de Guadalupe, fray Antonio Arévalo realizaba también unas declaraciones a este periódico, manifestando que «por muy legítimas que fueran, el cambio de diócesis de Guadalupe no se haría para contentar reivindicaciones». Ambas declaraciones ponen de manifiesto las distintas sensibilidades que pueden darse dentro de la propia orden franciscana, encargada de administrar el Monasterio, a pesar de que el cambio de diócesis no supondría ninguna alteración en la gestión de dicha orden.

La elección del Papa Francisco, en marzo de 2013, coincide con el cambio de guardián de Guadalupe, y supuso un gran revulsivo en las estructuras y actitudes de una Iglesia Católica que, para una mayoría de creyentes, no estaba a la altura de los tiempos actuales. La llegada de Francisco ha supuesto una bocanada de aire fresco, un gran revulsivo que ha golpeado en las conciencias de muchas personas, tanto creyentes como no creyentes, despertando grandes expectativas de cambio. Y todo ello, tan sólo volviendo la mirada al mensaje evangélico de Jesús. El papa del amor al prójimo, el papa de los más débiles, de la generosidad, de la misericordia. declara: «quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle». Es el papa sensible a las demandas de la sociedad en la que le ha tocado vivir, que quiere estar presente en la vida de sus feligreses para mejorar el mundo que ha recibido.

Artículo completo en el diario hoy.es

El Tratado de Alcañices - JOSÉ MARIA GONZÁLEZ-HABA ABOGADO

EL arzobispo de Toledo, D. Rodrigo Jiménez de Rada (1209-1247), en 1222 compró al conde Alfonso Téllez treinta y un pueblos que había conquistado a los árabes en las Tierras de Talavera, colindantes con Extremadura. Y El Tratado de Alcañices fue un acuerdo bilateral entre los reinos de Castilla y León y el reino de Portugal, que al ser el rey Fernando IV, rey de Castilla y León, menor de edad, en su nombre firmó su madre, la reina María de Molina, viuda de Sancho IV el Bravo, y por Portugal su rey Dionisio I, señalando la frontera entre dichos reinos. Fue rubricado el día 12 de septiembre de 1297, en el municipio zamorano que le da nombre, marcando una de las fronteras más antiguas de Europa.

Y lo más importante de este tratado para Extremadura, que Talavera (luego de la Reina) y sus tierras, reino de Toledo, pasaron a Extremadura, reino de Castilla. Partición respetada hasta 1785, que reinando Carlos III, redujo nuestros límites, perdiendo Talavera de la Reina y sus pueblos orientales más ricos que pasaban a Toledo. Pero en 1833, con la división de España en provincias, Extremadura se fragmentó en Cáceres y Badajoz. Guadalupe y otros diez pueblos extremeños, que fueron toledanos, quedaron en Cáceres, diócesis de Plasencia, y otros veinte pueblos que también fueron toledanos, quedaron en Badajoz; donde siguen, pero perteneciendo aún, absurdamente, a la Iglesia de Toledo, porque son los treinta y un pueblos que compró el arzobispo Jiménez de Rada al conde Alfonso Téllez en 1222 y que pese al Tratado de Alcañices, por el que Talavera y sus Tierras pasaron a Extremadura, arreglado en parte en 1833, lo civil, pero no lo eclesiástico a tenor de los arts. 5 y 10 del Concordato de 1851, entre otras muchas disposiciones.

Así, pues, si según la tradición y la leyenda, a finales del siglo XIII o principios del XIV, a un pastor extremeño que en una finca al lado del río Guadalupe o Guadalupejo buscaba una vaca extraviada se le apareció la Virgen María, donde ahora está el Monasterio con la imagen de la Virgen y, en septiembre de 1297, por el Tratado de Alcañices, Talavera y sus tierras pasan al termino de Extremadura, ¿a qué región pertenecían las tierras donde se apareció la Virgen María a finales del siglo XIII o principios del XIV a tenor del Tratado de Alcañices? Y si fue en el siglo XIV, entendemos, respetuosamente, que no pertenecían a Toledo porque en la Iglesia, desde los tiempos más remotos, desde el Concilio de Calcedonia, que renueva y confirma los decretos de los anteriores cánones Apostólicos y de los Concilios de Nicea y Antioquia que, «el obispo encargado de una diócesis, se reduzca a los límites que se le han señalado, sin penetrar jamás en territorio extraño, e introducir en las iglesias la confusión y la discordia». Para más abundamiento, si la aparición hubiese ocurrido antes del 12 de septiembre de 1297, ¿no iba a constar de alguna manera en el Tratado de Alcañices? Por ello, tenemos que preguntarnos, ¿con qué fundamentos el Arzobispado toledano mantiene esos derechos sobre tales bienes extremeños? Si el Concordato del 1851 en su art. 10 ordena: «Los MM. RR. Arzobispos y RR. Obispos extenderán el ejercicio de su autoridad y jurisdicción ordinaria a todo el territorio que en la nueva circunscripción quede comprendido en sus respectivas diócesis, y por consiguiente, 'los que hasta ahora por cualquier título la ejercían en distritos enclavados en otras Diócesis, cesarán en ella'». Toledo ¿actúa en el territorio extremeño con los mismos «poderes» con que introdujo en el territorio diocesano de Toledo los dominios de las luego diócesis de Ciudad Real, Madrid, Getafe, Alcalá, Albacete y parte de la provincia de Guadalajara? Esto es, por «su poder»? No debemos olvidar que «así nos dicen consiguió el inmenso territorio eclesiástico que tuvo la archidiócesis de Toledo D. Rodrigo Jiménez de Rada, que estudió Derecho en Bolonia, Teología y Filosofía en Paris y tenía una cultura superior a la que tenían la mayor parte de los hombres cultivados de su época. Sabía varios idiomas, a más de los clásicos, el árabe, el hebreo y varias lenguas romances. Era amigo de los Papas y su legado pontificio en varios Concilios; y participó en el Concilio de Letrán (1215) y en el de Lyon (1245)». Y ordenó «sabiamente» su arzobispado. Fue amigo y asesor de Fernando III, de Alfonso VIII. «Además del engrandecimiento territorial del señorío toledano gracias a esas conquistas y a donaciones y compras, trabajó intensamente por su archidiócesis de otras maneras».

Artículo completo en el diario hoy.es

GUADALUPE,PRELATURA NULLIUS TERRITORIAL EN EL ARZOBISPADO DE MERIDA-BADAJOZ

Manuel Martín Lobo - Digitalextremadura.com

El tema de la incardinación de Guadalupe, su Monasterio y casi una treintena de pueblos extremeños, sacándolos del Arzobispado Primado de España, donde están desde hace siglos, ha vuelto a surgir con motivo de la concentración ante el Palacio Arzobispal de Toledo, organizada por las Casas Regionales Extremeñas, encabezadas por la de Sevilla, y también la Asociación GUADALUPEX.

Artículo completo en digitalextremadura.com

"Llevamos esperando 793 años que Guadalupe pase a una diócesis extremeña"

Antonio Guerra, extremeño y estudioso de la histórica disputa, desgrana los pormenores de la pertenencia de 31 pueblos extremeños a la provincia eclesiástica de Toledo en una semana en la que se ha vuelto a avivar la polémica con las declaraciones del arzobispo toledano.

Guadalupe Moral 15/03/2015

Cada 8 de septiembre, por el Día de Extremadura, vuelve a salir a la calle una reivindicación que siempre ha estado ahí. De hecho, lleva casi 800 años en el ambiente. La pertenencia de Guadalupe y otros 30 municipios extremeños a la provincia eclesiástica de Toledo, en lugar de a alguna de las tres diócesis extremeñas, es una disputa histórica en la región. El problema comenzó a surgir en el año 1222, explica Antonio Guerra Caballero, un extremeño afincado en Málaga y estudioso del 'conflicto' que ha escrito numerosos artículos sobre la extremeñidad de Guadalupe.

"Empezó cuando el Arzobispo de Toledo, Rodrigo Ximénez de Rada compró los llamados Montes de Toledo, en los que están comprendidos Guadalupe y los 30 pueblos extremeños que hoy pertenecen a la archidiócesis toledana", explica Guerra. En realidad, prosigue, fue una compraventa, según una carta fechada en 1926, que reseña que costó 8.000 morabetinos y 1.000 cahíces de trigo y cebada. "Con esta compraventa el arzobispo al mismo tiempo que repoblaba territorio fronterizo con los árabes, iba consolidando su poder en la comarca".

Así, la Iglesia de Toledo se adueñaba de tierras y la jurisdicción eclesiástica sobre los territorios extremeños, que aún hoy sigue conservando pese al intento del obispo placentino Sancho y a que existen varios concordatos e incluso en el Concilio Vaticano II (1962) que ordenan que la jurisdicción eclesiástica de las archidiócesis y diócesis se adecue a la jurisdicción civil de sus respectivas regiones y provincias. "A fin de evitar en lo posible que las diócesis abarquen territorios pertenecientes a diversas provincias, las Altas Partes contratantes procederán, de común acuerdo, a una revisión de las circunscripciones diocesanas", recoge un artículo del Concordato de 1953, aún vigente y por el que se segregaron de Toledo otras diócesis españolas (Madrid-Alcalá, Albacete, Ciudad Real, Guadalajara o Córdoba) y las nuevas diócesis se adscribieron ya a los territorios de sus respectivas regiones civiles. El extremeño señala también una bula de Pío IX, de 1873, que mandó agregar los territorios de las Ordenes Militares a las diócesis en las que están enclavados, o a la más cercana si colindasen dos o más diócesis. "Así pues, se ve claramente que la Iglesia incumple sus propias normas con Extremadura", lamenta Guerra Caballero.

Tras la reclamación del obispo Sancho en 1349, el litigio vuelve a adquirir voz en 1878, después de la desamortización de Mendizábal, cuando el escritor y diputado en las Cortes Vicente Barrantes visitó por primera vez Guadalupe y se encontró un panorama desolador. "Ahí comenzó su protesta con un grupo de extremeños escandalizados por el estado del monasterio. Todo el pueblo extremeño comenzó a tomar conciencia del expolio que estaba sufriendo entonces y ese momento sería el principio de la resurrección de Guadalupe a todos los niveles", explica Antonio Guerra. En aquellos años se inició la campaña Pro Restauración del Monasterio, "el primer aldabonazo que llamó a la conciencia de los extremeños".

Lea el artículo completo de elperiodicoextremadura.com

Repercusión en prensa de la Manifestación en Toledo del 07/03/2015

Adjuntamos los artículos aparecidos en los diferentes medios de comunicación, sobre la manifestación del sábado en Toledo.

Asimismo adjuntamos las declaraciones del Sr. Arzobispo de Toledo en el ABC.es sobre dicha manifestación, que se califican por si solas.

Saludos cordiales,

Vicente Sánchez-Cano

Presidente GUADALUPEX

GUADALUPE EXTREMEÑA ¡YA!

DIARIO HOY:

- 5 de marzo de 2015.

- 8 de marzo de 2015.

- 17 de marzo de 2015.

EL PERIÓDICO EXTREMADURA:

- 7 de marzo de 2015.

- 8 de marzo de 2015.

- 10 de marzo de 2015.

- 11 de marzo de 2015.

ABC.

- 9 de marzo de 2015.

Página 4 de 16