¿Qué pasa con Guadalupe? – VICENTE SÁNCHEZ-CANO PRESIDENTE DE GUADALUPEX

En enero de 2013, cuando el anterior guardián del Monasterio de Guadalupe, fray Sebastián Ruiz, estaba a punto de concluir su mandato, este diario le hizo una entrevista a doble página, cuyo titular era «El día que Guadalupe pase a Extremadura, repico las campanas». En julio de ese mismo año, al poco de ser elegido guardián de Guadalupe, fray Antonio Arévalo realizaba también unas declaraciones a este periódico, manifestando que «por muy legítimas que fueran, el cambio de diócesis de Guadalupe no se haría para contentar reivindicaciones». Ambas declaraciones ponen de manifiesto las distintas sensibilidades que pueden darse dentro de la propia orden franciscana, encargada de administrar el Monasterio, a pesar de que el cambio de diócesis no supondría ninguna alteración en la gestión de dicha orden.

La elección del Papa Francisco, en marzo de 2013, coincide con el cambio de guardián de Guadalupe, y supuso un gran revulsivo en las estructuras y actitudes de una Iglesia Católica que, para una mayoría de creyentes, no estaba a la altura de los tiempos actuales. La llegada de Francisco ha supuesto una bocanada de aire fresco, un gran revulsivo que ha golpeado en las conciencias de muchas personas, tanto creyentes como no creyentes, despertando grandes expectativas de cambio. Y todo ello, tan sólo volviendo la mirada al mensaje evangélico de Jesús. El papa del amor al prójimo, el papa de los más débiles, de la generosidad, de la misericordia. declara: «quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle». Es el papa sensible a las demandas de la sociedad en la que le ha tocado vivir, que quiere estar presente en la vida de sus feligreses para mejorar el mundo que ha recibido.

Artículo completo en el diario hoy.es

¿Qué pasa con Guadalupe? – VICENTE SÁNCHEZ-CANO PRESIDENTE DE GUADALUPEX
Scroll hacia arriba